Las terapias cognitivas pueden evitar los ingresos de enfermos de alzheimer en residencias.

 

 

Cartagena, 12 diciembre 2016

Casi todos distinguimos los problemas físicos y metales que sufren las personas que padecen alzheimer.

Diversos estudios demuestran la eficacia  de la estimulación – terapias no farmacológicas- a la hora de ralentizar el deterioro cognitivo, físico y metal de los enfermos con demencia sobre todo en las fases iniciales de la enfermedad, por eso es tan importante estimular la mente antes de padecer cualquier patología  con el fin de dotarla de herramientas que ayuden en el futuro a obstaculizar el deterioro cognitivo.

Dificultad para hablar, para coordinar movimientos, para recordar, aprender, razonar, se vuelven con el paso de los años más complicados de desarrollar.

Las terapias no farmacológicas sanitarias ( estimulación cognitiva, logopedia y fisioterapia) unidas a todo tipo de estimulación no profesional (barrer, doblar la ropa,hacer ejercicio, hacer la compra..) ayudan a mejorar la calidad de vida en todos los estadíos de la demencia.

Catalina León, psicopedagoga de Afal Cartagena y Comarca dice que “es conveniente y vital” aplicar este tipo de técnicas a los pacientes porque mejoran sus capacidades cognitivas a través de ejercicios, actividades y prácticas concretas y añade que “la aplicación de estas terapias podría incluso evitar que los enfermos fueran ingresados en residencias”.

Sobre el papel de estas terapias y el trabajo de los cuidadores hablará Catalina León esta tarde a las seis en la biblioteca de San Javier, posteriormente se emitirá la película de animación “Arrugas”, adaptación cinematográfica del cómic de Paco Roca y premiada como mejor guión adaptado y mejor película de animación) en la edición de los Goya de 2010.

La actividad ha sido organizada por el club de lectura de las Amas de Casa.
Geli Yedra

http://bit.ly/1NmQAXH

http://bit.ly/2gR1YQl

 

 

 

 

 

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+