AFAL firma un convenio con el Ayuntamiento de Cartagena para mejorar la accesibilidad y el equipamiento de los enfermos de alzhéimer.

La concejal de Servicios Sociales del Ayuntamiento de Cartagena, Maria del Carmen Martín del Amor y la presidenta de la Asociación de Familiares y Amigos de Enfermos de Alzheimer, Afal Cartagena y Comarca, María José Regueiro, han firmado un convenio de colaboración por el que Ayuntamiento concede una ayuda económica a la ONG para mejorar la accesibilidad y equipamiento de los enfermos de alzheimer.

Desde Afal se considera importante favorecer la accesibilidad en las actividades básicas de la vida diaria de los usuarios, por eso desde la Ong se ofrecerá ayudas técnicas para el aseo personal de los pacientes y localizadores para que la accesibilidad se convierta en una auténtica realidad.

Igualmente se contempla la mejora de los servicios informativos y de comunicación por medio de la adquisición de ordenadores y tables, ello permitirá favorecer terapias cognitivas a pacientes con dificultad visual y de motricidad a través de programas informáticos específicos.

Geli Yedra Díaz.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+

Mi abuelo…..

Siempre he sido una niña súper protegida, mis hermanos mayores que hacían de padres y mis propios padres siempre han intentado protegerme no dándome la información que creían que no debía saber, imagino que cuando fue mi abuelo el que enfermó allá por 2007, lo hicieron con más razón.

Pese a no vivir con él o igual gracias a ello mi vínculo con mi abuelo era muy  fuerte, siempre bromeaba con que era el hombre al que más “achuchaba” en mi vida. Me encantaba pasar tiempo con él, que me contara una y otra vez sus batallas de cuando trabajaba en Alemania, y yo las escuchaba con el mismo interés que la primera vez. Imagino que por eso mi madre no me dijo que mi abuelo tenía Alzheimer hasta que la enfermedad ya era muy evidente, tampoco hizo falta, yo ya lo sabía, conozco perfectamente la enfermedad y sabía que era eso lo que tenía.

Recuerdo la primera vez que no me reconoció, fue muy duro, ese día fui consciente de que empezaba la cuenta atrás y que en breve perdería a mi abuelo, también recuerdo como mi tía se sorprendió al ver como después de estar meses sin reconocer a nadie, una de las veces que fui a verlo me llamo por mi nombre, posiblemente fui a la última persona a la que reconoció. Llore mucho tanto la primera vez que no me reconoció, como la última que si lo hizo.

Reconozco que fui egoísta y perdí las ganas de ir a ver a mi familia, era muy doloroso verlo apagarse. Pero por otro lado, por mi profesión, era yo lo que tenía que hablar con médicos y servicios sociales para que mi abuelo recibiera toda la ayuda que necesitase, creo que el tratar el tema desde mi trabajo me ayudó a dejar un poco al margen lo sentimental, bueno, no sé si me ayudo o yo me escondí en eso. Puse todas mis fuerzas en que mi abuelo estuviese lo más atendido posible, ya que aunque ella no quisiera, veía a mi madre llorar agobiada por la situación en la que estaba su padre y no poder atenderlo todo lo que le gustaría.

Lento, muy lento, por suerte o por desgracia mi abuelo nos dejó antes de necesitar una grúa o una cama articulada y justo cuando le ampliaron las horas de ayuda a domicilio, no quiero imaginar cómo lo tienen que pasar los familiares de enfermos que llegan a ese momento de la enfermedad…

Mi abuelo murió a los 82 años, ya era una persona muy dependiente no se duchaba, ni comía, ni hablaba, pero si andaba. Poco antes de la Semana Santa del 2012, tras varios ingresos, ingreso en el hospital de nuevo con un problema pulmonar. Mis padres y mi hermana aprovecharon los días festivos para ir a estar con él, yo me quede en casa por que trabajaba. Recuerdo perfectamente, el sábado antes de morir, yo trabajaba de animadora infantil y teníamos un evento todo el día en un restaurante, con juegos, bailes y diferentes actividades. Antes de empezar llame a mi madre para ver cómo estaba mi abuelo, cuando colgué, aunque mi madre no me lo dijo, sabía que se moría. Efectivamente, la mañana siguiente murió. Las dos peores horas de mi vida, fueron el camino hasta llegar al tanatorio, pase por momentos de rabia, por perder al hombre más importante de mi vida, y momentos en los que se me escaba una sonrisa recordando lo vivido con él.

Creo que cuando la enfermedad llego a mi vida el egoísmo lo hizo con ella, imagino que cada familiar lo vivirá de una manera, pero yo en el fondo me alegre de que nos dejara, no quería que mi abuelo fuese recordado como una carga o como un ser inerte, quería que lo recordáramos como la excelente persona que fue, cantando, bailando, jugando con  nosotros y no en una cama sin poder moverse, desde ese momento entendí lo importante que era aprovechar al máximo los momentos que tienes con la gente que quieres. Despedir a una persona con la que tienes la certeza de haber vivido al máximo  y con la que no tienes nada pendiente es mucho más fácil y si cuando vuelves la vista atrás todo lo que ves son recuerdos bonitos es lo más maravilloso que te puede pasar.

Así lo vivo yo, estoy feliz de haber tenido durante 29 años en mi vida, al hombre más especial que he conocido y pasen los años que pasen ese será mi recuerdo.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+

La medicación prescrita a los enfermos de Parkinson produce trastornos neuropsicológicos y psiquiátricos que pueden confundirse con los propios síntomas de la dolencia.

La neuropsicóloga y coordinadora de la Asociación de Alzheimer y otras Demencias Neurodegenerativas de Cartagena y Comarca, Afal, y vicepresidenta de AMUNE, Sonia Gayoso, considera que los medicamentos que se recetan a los enfermos de Parkinson pueden tener como efectos secundarios, la depresión, alucinaciones, alteraciones del sueño y trastornos de la personalidad que ‘podrían confundirse con los propios síntomas de la enfermedad’.

El Parkinson es la segunda enfermedad neurodegenerativa más frecuente por detrás del alzhéimer, se calcula que en nuestro país más de 120.000 personas la padecen.

Gayoso que participó en las jornadas organizadas por la Universidad de Murcia con motivo de la conmemoración del 200 aniversario del descubrimiento de la enfermedad mantiene que ‘las terapias no farmacológicas son complementarias a los medicamentos’.

Añade que la medicación corrige sobre todo la lentitud en los movimientos, la rigidez muscular, los problemas de equilibrio pero producen alteraciones en el control de los inhibidores de conducta, lentitud en los pensamientos, trastornos en la memoria, alteraciones de la percepción visuo-espacial y alteraciones en el control de los impulsos.

La neuropsicóloga cuya conferencia versó sobre “Medicación y Cognición en la enfermedad de Parkinson” recuerda que los síntomas más visibles son problemas motores a los que se une como efectos secundarios de carácter paranoide los que produce la medicación como la levodopa ‘se observa patrones de desconfianza, suspicacia, celos patológicos, pesadillas nocturnas y otros fenómenos psicóticos’.

Gayoso mantiene que el futuro de la enfermedad pasa por avanzar en el conocimiento de las causas que producen el Parkinson, mejorar la farmacología y ‘potenciar los beneficios de los tratamientos no farmacológicos como la fisioterapia, logopedia, psicología y neuropsicología’. Añade que el Parkinson ‘debe tener un tratamiento a la carta para cada paciente ya que afecta de forma desigual’.

Las jornadas reunieron a especialistas en neurociencia que analizaron las futuras terapias de esta enfermedad que afecta en la región e Murcia a unas 3.000 personas. Igualmente se hizo un repaso sobre los avances de investigación y su aplicación clínica en los pacientes.

María-Trinidad Herrero Ezquerro, Catedrática de Anatomía Humana, Investigadora Responsable de Neurociencia Clínica y Experimental (NiCE-IMIB) y Directora del Instituto de Investigación en Envejecimiento. UMU, habló sobre ‘Historia de la enfermedad de Párkinson. 200 años de avances’.

Emiliano Fernández Villalba, F.E.A. de Neurología (adjunto en sección de Neurología), Neurociencia Clínica y Experimental (NiCE-IMIB) y profesor asociado de neurología de la Universidad de Murcia, centró su charla en ‘La enfermedad de Parkinson en el siglo XXI’.

María Rosario Luquin Piudo, Catedrática de Medicina por la Universidad de Navarra, Directora Científica de IdiSNA y Clínica Universitaria de Navarra, disertó sobre ‘¿Qué han aportado los modelos animales al conocimiento de la enfermedad de Parkinson’.

La charla de Gurutz Linazasoro Cristobal, neurólogo de Policlínica Gipuzkoa y Director del Programa de Terapias Avanzadas para el Alzheimer y Parkinson de Policlínica Gipuzkoa, fue sobre el “Futuro terapéutico en la enfermedad de Parkinson’.

Al evento celebrado en el Antiguo Club de Regatas de Cartagena, la Real Academia de Medicina y Cirugía de la Región de Murcia y en la Facultad de Ciencias Sociosanitarias del Campus de Lorca acudió el director médico del Área de Salud II de Cartagena Trinitario Sánchez y el concejal de Sanidad del Ayuntamiento de Cartagena, Antonio Calderón.

Geli Yedra Díaz

 

 

 

 

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+

Afal Cartagena y Comarca participa en la campaña “Dona tus recuerdos” impulsada por el centro comercial Espacio Mediterráneo.

La Asociación de Familiares y Amigos de Enfermos de Alzheimer de Cartagena y Comarca, Afal, se suma a la campaña puesta en marcha a nivel nacional por CBRE, una de las consultoras inmobiliarias más importantes del mundo que gestiona casi una veintena de centros comerciales, entre ellos Espacio Mediterráneo en Cartagena.

La campaña que finaliza el 1 de enero pretende ayudar a aquellas personas afectadas por el alzheimer y concienciar a la población de la importancia que tienen los recuerdos en las vidas de las personas.

Para ello en la web www.donatusrecuerdos.org se tiene que publicar un recuerdo favorito y hacer una donación, el valor del recuerdo es personal y lo cuantifica cada donante.

Cada centro comercial participante en la campaña se asocia con una ong y a un objetivo al que se destinarán las donaciones, en el caso de Cartagena, el dinero se ofrecerá a Afal para la compra de un vehículo adaptado a las necesidades de los pacientes.

Hasta el 17 de diciembre, en la Plaza Moda del Espacio Mediterráneo, Afal cuenta con un stand informativo en el que se recuerda que en España hay 600.000 personas afectadas por el alzheimer y que no existe ningún tratamiento capaz de curarlo hasta el momento.

Los visitantes que acudan al centro comercial podrán hacer directamente su donación en el stand de Afal donde además se ha instalado un photocall para acompañar la donación con una fotografía, por cada instantánea el centro comercial dona un euro.

Geli Yedra Díaz.

 

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+

Afal presenta en las V Jornadas y Feria de la Solidaridad y la Inclusión Social organizadas por la UPCT un proyecto de investigación para detectar alternaciones cognitivas por medio del olfato.

La Asociación de Familiares y Amigos de Enfermos de Alzheimer de Cartagena y Comarca, Afal ha presentado en las V Jornadas y Feria de la Solidaridad y la Inclusión Social un proyecto de investigación sobre el reconocimiento de olores como terapias alternativas para los enfermos con deterioro cognitivo.

El proyecto en el que colabora la Escuela de Agrónomos de Cartagena pretende averiguar “si con el reconocimiento de olores se puede diagnosticar precozmente alguna alteración cognitiva” según ha explicado el gerente de Afal, Raúl Nieto. Se trata de cultivar plantas aromáticas con el fin de realizar talleres de reconocimiento de olores con pacientes con enfermedades neurodegenerativas.

Las jornadas organizadas por la UPCT en la Casa del Estudiante tienen como objetivo dar a conocer a los universitarios, las distintas entidades, asociaciones y ongs que trabajan en el voluntariado y la inclusión social.

Para Afal, los universitarios “son una cantera profesional muy importante” según ha manifestado Nieto ya que la Ong se nutre con estudiantes universitarios que de forma voluntaria quieren realizar prácticas en Afal.

Geli Yedra Díaz

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+