MARGINACIÓN SOCIAL DEL ALZHEIMER

Ariel (nombre ficticio)  tiene 73 años de edad,  pide almorzar hasta cuatro veces al día, desconoce a su esposa e hijos, a cada rato les pregunta ¿quiénes son?, ¿cómo te llamas?, y por momentos es como si él estuviera sólo y no hubiese nadie más. Hay días en que pide ir cada rato al baño, pero no es por gana y gusto de molestar, él padece de Alzheimer.

 

De acuerdo a los testimonios de los especialistas y familiares, cuando se habla de una persona con esa enfermedad, por lo general la sociedad se imagina al paciente en un  periodo final o avanzado, cuando el enfermo está postrado en una cama, que apenas puede comer y sin valor para hacer nada.
Pero antes de llegar a ese estado, suelen pasar cinco, diez  y hasta 15 años, pero sólo los familiares saben qué es lo que pasa en ese periodo considerado como gris. En esa etapa, el paciente atraviesa una constante tensión entre la lucidez y el abismo, entre  ser alguien y dejar de serlo.
La vida de estas personas pasa a depender constantemente del cuidado de otras, que generalmente son los parientes. Ellos lidian diariamente con las víctimas de esta enfermedad, ya que es difícil encontrar a individuos que quieran dedicarse a estos cuidados.
También es cierto que hasta sus parientes se cansan de estas labores, lo que desencadena una serie de conflictos y disgustos dentro del seno familiar. Eso les lleva a buscar  un asilo de ancianos.
Sin embargo, en ese lugar tampoco quieren recibirlos, y argumentan que es difícil conseguir personal para que los cuiden, ya que las personas de la tercera edad que padecen de ese mal, necesitan de una atención especializada.
El neurocirujano y director de la Fundación de Investigaciones de Enfermedades Neurológicas y Neuroquirúrgicas Tarija (FIENNT), Omar  Baldivieso, señaló que aún no existen estadísticas de individuos que padecen de esta  patología, pero mencionó que es un mal que está presente en el departamento, y necesita de la atención de los profesionales en salud, y sobre todo, que las autoridades gubernamentales proporcionen las condiciones para hacerlo.
Explicó que esa enfermedad se caracteriza por un trastorno de la memoria en las personas afectadas, y frecuentemente surge en la edad adulta, aproximadamente entre los 70 y 80 años. Señaló que este mal consiste en el deterioro gradual y progresivo de las funciones cognitivas (el olvido).Tratamiento
El tratamiento para una apersona con Alzheimer implica contar con un equipo multidisciplinario, en el que participen: un neurólogo, psicólogo, terapeuta, médico clínico  y un psiquiatra. Pero no sólo se trabaja con el paciente, sino también con la familia.
Baldivieso comentó que al enfermo hay que tratar de contenerlo a través de un tratamiento consistente en medicación y terapias. Así será posible hacerle la vida más llevadera.
Con los familiares se debe abordar el aspecto educativo, es decir, enseñarles a manejar al paciente y a que sean tolerantes con ellos. Asimismo se debe orientarles a que  tengan más cuidados y un sistema de control riguroso para no dejarles en contacto con elementos que pongan en riesgo su vida.
A ese aspecto se refirió Mónica, hija de Ariel. Ella dice tener miedo cuándo su papá está en la cocina y agarra un cuchillo, que a veces tiene momentos de lucidez y lo pide al momento de almorzar, y si no le dan o lo esconden, él reniega.
Por otro lado, el psiquiatra Gerardo Añazgo explicó que la aplicación de los medicamentos  son de tipo sintomático, ya que  éstos varían en cada enfermo: unos presentan problemas de memoria, otros de orientación, como así también de conciencia. Aclaró que estos fármacos sólo son para aliviar los síntomas, porque esta enfermedad es degenerativa y no se puede detener.
Señaló que la medicación consiste en la oxigenación cerebral, para dar mayor vitalidad a las células que se encuentran ahí, además de “ciertos  tipos” de estimulantes.
Añazgo explicó que el Alzheimer es un tipo de demencia, pero que puede ser confundida con la enfermedad de Pick, ya que ambas son parecidas en los síntomas y comportamientos de los pacientes, por lo que se hace difícil diagnosticar clínicamente.
Dijo además que en Tarija  no se cuenta con los equipos necesarios para poder realizar un diagnóstico que permita determinar qué tipo de demencia es. Fisioterapia
Para la fisioterapeuta quinesióloga, Deysi  Lara, es importante la intervención de su especialidad en casos de Alzheimer, porque a través de esa disciplina se  busca atenuar el avance progresivo de la enfermedad.
Especificó que la terapia constituye realizar, entre otros, ejercicios isotónicos e isométricos. Los primeros consisten en un sólo movimiento repetitivo. Los isométricos sirven para la contracción muscular. Estos ejercicios deben ser ejecutados en una serie diez repeticiones. Cada  terapia debe durar aproximadamente una hora al día, también  puede ser día por medio.
Aclaró que es indispensable la participación de la familia, para que aprenda los  ejercicios a realizar en casa. La fisioterapia también  ayuda a que los pacientes puedan realizar sus actividades cotidianas,  como peinarse, cepillarse los dientes, entre otros.Psicología
La psicóloga Mariana Rivera señaló que trabajar con la familia de la persona que padece de Alzheimer  es lo más importante, porque al perder el comportamiento, la conductas de los pacientes quedan fuera de lugar y son  repetitivas, lo que hace que sus parientes entren en un periodo de inestabilidad, de la cual, el enfermo no resulta “muy” afectado.
La pérdida del conocimiento, la memoria y el comportamiento, implican nuevas normas y rutinas, además de ver estrategias para que el paciente descanse, porque generalmente pierden el sueño.
Para Rivera, la psicología interviene para ayudar en los patrones de comportamiento, además con el estado de ánimo de la familia, porque el recibir un diagnóstico de ese mal, es deprimente.Causas
Para el psiquiatra la causa de esta enfermedad es hereditaria, y por  factores traumáticos ocasionados por accidentes cerebrovasculares  (golpes en la cabeza). La psicóloga tuvo la misma postura, por lo que mencionó que es importante revisar el árbol genealógico.
A las personas que les toca lidiar con parientes que  tienen esa enfermedad,  les resulta “muy duro”,  ellos quisieran que con una operación su ser querido vuelva ser como antes, pero son consientes de que eso no es posible.Enfermedad sin remedio que LOS margina de la sociedad
 Medicación
El psiquiatra Gerardo Añazgo explicó que la aplicación de los medicamentos es de tipo sintomático, ya que las señales varían en cada enfermo. Aclaró que estos fármacos sólo sirven para aliviar los síntomas, porque esta enfermedad es degenerativa y no se puede detener. Asilo
En el asilo de ancianos no quieren recibir  personas con Alzheimer. Argumentan que es difícil conseguir personal para que los cuiden, ya que las personas de la tercera edad que padecen de ese mal, necesitan de un cuidado especial.

 Sueño
La pérdida del conocimiento, la memoria y el comportamiento, implica nuevas normas y rutinas, además de ver estrategias para que el paciente descanse, porque generalmente pierden el sueño.

 

Fuente: http://www.elpaisonline.com/index.php/2013-01-15-14-16-26/local/item/164941-enfermos-de-alzheimer-marginados-de-la-salud

 

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0Share on Google+0