INTERVENCIÓN TEMPRANA – HISTORIA DE UNA PACIENTE DE ALZHEIMER

Estudios han demostrado que la intervención temprana de una enfermedad produce muy buenos resultados. La enfermedad de Alzheimer no es la excepción.

 

Cuando me diagnosticaron la Enfermedad de Alzheimer hace unos años, mi primera reacción fue buscar ayuda. Envié una carta a la Asociación de Alzheimer e inmediatamente recibí una llamada telefónica ofreciéndome participar en un proyecto de intervención temprana que la Asociación estaba planificando comenzar. Cuando me explicaron los detalles del proyecto, acepté participar. La presidenta de la Asociación, me visitó en mi hogar en compañía de una psicóloga. Me evaluaron y orientaron, y mi esposo y yo firmamos los documentos de participación. Luego asistimos 8 sesiones consecutivos a la sala de la asociación.

Fue una experiencia maravillosa. Comenzamos estimulación cognitiva y fisioterapia 12 personas diagnosticadas con la condición de demencia tipo Alzheimer. Fue un proceso bien interesante. La dinámica del grupo de participantes era diferente a la de los familiares, pero ambos grupos tenían el mismo propósito: trabajar la enfermedad para poder lidiar con ella.

Cada día teníamos diferentes profesionales de la salud, que nos motivaban, nos orientaban y nos hacían sentir que conociendo la enfermedad se nos haría más fácil aceptarla y combatirla. Tuvimos la experiencia de recibir información sobre varios temas: el cuidado físico y terapias. Todas fueron ofrecidas por profesionales preparados en la materia. También recibimos información de neuropsicólogos, fisioterapeutas, abogados, médicos, enfermeras y trabajadores sociales.

Al concluir 10 sesiones, pedimos continuar con el grupo y así lo hicimos. Al final, nos integramos a los grupos de apoyo de nuestra comunidad. En mi grupo tuve experiencias muy bonitas. La que más me impactó fue cuando tuve la oportunidad de compartir mis experiencias sobre la enfermedad con el grupo. Fue algo maravilloso.

Puedo decir que 10 años después de haber sido diagnosticada con mi condición, he podido mantenerme estable. Visito a mis médicos regularmente, tomo mis medicamentos, hago ejercicio, llevo una dieta balanceada y ejercito mi mente asistiendo a talleres de estimulación cognitiva.  Aprendí a conocer la enfermedad y con la ayuda de mi familia, me he mantenido física y mentalmente activa. Estoy convencida que la intervención temprana ayuda. Lo más importante es ponerse en contacto con las personas que nos pueden ayudar. La Asociación de Alzheimer es clave para comenzar la intervención temprana.

Paciente miembro del Grupo de  Intervención  Temprana de la Enfermedad de Alzheimer.

Fuente: http://cuidatecuidador.com/historiaintervenciontempranaalzheimer

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0Share on Google+0