ELECTROESTIMULACIÓN CONTROLA LOS TEMBLORES DEL PARKINSON

Aunque se ha reiterado infinidad de veces que la enfermedad de Parkinson no es solo temblor, y quienes sois asiduos de este blog lo sabéis a ciencia cierta, sí es cierto que es uno de sus signos más característicos y también que produce más trastorno en las personas a las que se les ha diagnosticado la enfermedad.

Ahora, según un estudio de la Universidad de Oxford, una nueva terapia podría suprimir este temblor, aplicando pequeños impulsos eléctricos mediante unos electrodos que se colocan en la cabeza del paciente.

La técnica, llamada Estimulación Transcraneal mediante Corriente Alterna (o TACS, por sus siglas en inglés), se ha aplicado en un estudio preliminar con 15 pacientes con Parkinson realizado en el Hospital John Radcliffe de Oxford y cuyos resultados se han publicado en el último número de la revista especializada.

Los investigadores demostraron que aplicando el TACS, el temblor en reposo se reducía en un 50%, con lo que mejoraría notablemente la calidad de vida de los pacientes.

Desde la Universidad de Oxford afirman que las investigaciones han demostrado que hasta el momento que los temblores podían ser tratados con neuroestimulación cerebral, pero afirman que esta técnica es invasiva, requiere cirugía y no sería indicada para todo tipo de pacientes.

El Dr. Peter Brown, del Departamento de Neurociencia Clínica de Nuffield, que ha liderado el estudio, muestra sus positivas impresiones:

TACS funciona poniendo dos electrodos en la cabeza del paciente, uno de ellos en la base del cuello y el segundo sobre el córtex motor cerebral, que es la parte implicada en controlar los temblores. Una vez realizado esto se mide el temblor oscilante del paciente y se envía una pequeña señal eléctrica (proporcional y segura) para que el cerebro lo cancele e incluso lo suprima.

El ejemplo que ponen los expertos que han realizado el trabajo es el de unos auriculares. Éstos detectan el sonido ambiente y mandan una señal para cancelarlo y que no llegue a nuestros oídos. Algo similar pasaría con la estimulación en nuestro cerebro.

El próximo paso de esta investigación es desarrollar un tratamiento viable para pacientes con Parkinson que detecte continuamente los impulsos cerebrales y los anule.

Fuente: cuidado alzheimer.com

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0Share on Google+0